Maele, no cometió ningun error (Andji vus)

Por Luis Esono Eyoma Ona  (Director del periódico Abaha)

 

Al parecer muchos guineo-ecuatorianos no son conscientes de la situación real de Guinea Ecuatorial y la esclavitud en todos los sentidos que ha sufrido y sigue sufriendo el pueblo durante las cinco décadas que parecen interminables, en mano de los Nguema, dos familias criminales (Obiang  y Macias ) como los denominó Max Linninger.

Algunos consideran que colaborar con un sistema criminal y cruel, como el  de Obiang, es un simple error. Puedo entender que alguien que desconozca la situación del país, realice  una afirmación similar…

Sin embargo, no es un error que un personaje de la talla del gran artista Maele, que conoce a pie de la letra y música la situación del país, colabore y cante a favor de  organizaciones  criminales, como lo hizo primero con el PUNT  y después con el PDGE.  No fue ni puede constituir un error, sino una estrategia  objetiva del artista. Es muy importante señalar sin ánimo de ofender, que Maele cantó al PDGE porque tenía sus intereses bien claros. El objetivo era mejorar su condición personal tanto a nivel político, social  como económico dentro del régimen. Como lo han hecho otros artistas como: Mona Sinepi, Piruchi Apo, Efamba, David Bash, Anfibio etc…

Emely siendo conderada por el dictador Obiang

Emely siendo condecorada por el dictador Obiang

Todo ello después de pasar largos años en Getafe, España sin poder depositar ni un sólo CV, en demanda de empleo en ninguna empresa, como hacemos el resto de los exiliados e inmigrantes africanos con o sin papeles.

Sin embargo hay que reconocer que en esa época, Maele, en canciones como “Ening ye esi mitangang” (la vida de Europa), critica fuertemente las duras condiciones de vida de los inmigrantes y exiliados africanos en Europa. Pero una vez regresó al país (como acaba de hacer Emily Nchama Jarr y otros) hizo las paces con el régimen alabando al tirano en su tema; PDGE Ane nkobo nfe, el PDGE es otro idioma.

Después de no triunfar como artista en su primer exilio en España, lo que no entendió Maele, es que en Europa –a diferencia de Guinea- no se vive sólo del cuento ni del típico wayem ebot wa akoba ñi (sabes con quien tratas) sino también del trabajo, el esfuerzo, la dignidad y compromiso. Si quería triunfar por meritos propios y conservar su imagen como uno de los mejores artistas que ha conocido Guinea Ecuatorial (y me atrevería a decir que África Central), tenía que probar suerte en otras aéreas laborales como han hecho otros artistas  y exiliados en general. Esos grandes edificios, carreteras, metro etc…que vemos en España no se levantaron solos, fuimos personas humanas –muchos negros de carne y hueso- como él que tuvimos que madrugar con todo el frio bajo cero que hace en invierno para trabajar. Entre ellos grandes artista de la talla de Kuoki, Baron  etc…

Voy acabando, insisto: Maele no cometió ningún error, sino que hizo lo que quiso, es decir lo que creyó conveniente para sus propios intereses personales. Si hoy se encuentra en grave estado de salud, opino que como a cualquier ser humano, debemos sentir misericordia – pues la enfermedad nos puede pasar a todos -, debemos ayudarle (me incluyo) tanto a nivel económico como moral para que pueda superar la enfermedad y recuperar su salud. Pero su dignidad siempre estará en jugo y de eso ya hablaremos cuándo se mejore su salud. Pues como dijo otro gran artista el jamaicano Bob Marley, la salud es lo más valioso.

Maele a la derecha con una camiseta roja

Maele a la derecha con una camiseta roja

¡Ahora bien!, Maele hizo lo que creyó conveniente para sus propios intereses personales. Hacerle un homenaje como pretenden algunos –bien intencionados- no solo  está fuera de lugar sino que perpetua la perversión moral de los Nguema sobre los mejores artistas del país. Y además constituye en términos objetivos b hacer homenaje a un colaboracionista del régimen más longevo y sangriento de África que no es otro que el PDGE. Esto  equivaldría a hacerle un homenaje a los colaboracionistas que callaron durante del régimen de Adolf Hitler. Pues como afirmó la periodista cubana, Vicky Ruiz Labrit, los artistas no pueden comprometer o vender su  obra a un asesino.

A pesar de la fachada de grandes coches, champagne, mujeres con pelos cosido de 700 euros y lujos extremos de la minoría como Tontorin, el sufrimiento del pueblo   guineoecuatoriano, va mas allá de propio Maele y  es más grave que lo que muchos imaginan.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

16 − 13 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>